Si buscas quien te eche una mano, pide ayuda a tus iguales

Dos de las alumnas ayudantes posan ante el tablón del colectivo.

* Verónica García Sánchez / Silvia Gálvez / Enlaces
El IES Cristóbal Colón cuenta, desde este curso, con una nueva figura protagonizada por los escolares: el alumno ayudante, un estudiante que, como su nombre dice, ofrece su colaboración a otros para contribuir a resolver problemas y mejorar así el desarrollo personal… tanto del ayudado como de él mismo.
Esta sistema conlleva una mejora del clima de convivencia de las aulas, porque facilita la relación entre los alumnos, y del centro, además de que enseña a mejorar cómo han de gestionarse los conflictos, la educación en valores, la inteligencia emocional, la atención a la diversidad… en suma, amplía la educación que se recibe y se enseña y muestra modelos de conducta positivos.
Para llevar a cabo esta ayuda entre iguales, lo primero que se ha hecho ha sido buscar voluntarios en las distintas clases y niveles. Hasta dos por aula.
Posteriormente, estos alumnos han recibido, y siguen recibiendo, cursos de formación donde han puesto el énfasis en saber escuchar y conocerse entre ellos. Un aprendizaje lúdico y cooperativo que, luego, ellos intentan aplicar con sus iguales. Un trabajador social y la orientadora del centro han sido los responsables de esta faceta del programa.
Más que un vigilante, el alumno ayudante es una persona a la que los estudiantes del Colón pueden recurrir para contarles sus problemas y pedir orientación, guía, consejo… Para los propios protagonistas, “los alumnos ayudantes son necesarios y todos los institutos deberían tenerlo. Si se sigue haciendo bien, la convivencia puede ir mejorando”, explica uno de los ayudantes de tercero de la ESO.

Entre los objetivos de este programa, impulsado por la Consejería de Educación, podemos destacar los siguientes:
- Fomentar la colaboración, el conocimiento y búsqueda de soluciones en problemas interpersonales en el ámbito escolar.
- Reducir los casos de acoso entre alumnos o alumnas.
- Disminuir la conflictividad y, con ello, la aplicación de medidas sancionadoras.
- Mejorar la seguridad de todos los miembros de la comunidad educativa.
- Favorecer la participación directa del alumnado en la resolución de conflictos de la escuela.
- Crear canales de comunicación y de conocimiento mutuo entre educadores y alumnado, mejorando la autoestima de todos los participantes en el programa.
- Establecer una organización escolar específica para tratar las formas violentas de afrontar los conflictos.
- Incrementar los valores de ciudadanía a través de la responsabilidad compartida y la implicación en la mejora del clima afectivo dela comunidad.
Si quieres seguirles la pista, te recomendamos que consultes el tablón en el que exponen sus actividades y dónde puedes conocer quiénes son. Está situado en el pasillo de entrada, junto al despacho de Orientación.

Deje un comentario

Funciona con WordPress